T R A J Í N

Las mujeres son las principales víctimas de la guerra de Ucrania

 Las mujeres son las principales víctimas de la guerra de Ucrania

POR MARÍA TORRES.

En las guerras las mujeres son las principales víctimas. Según estimaciones de quienes reciben a los refugiados en los países fronterizos, Polonia y Rumania, el 75% de las personas que huyen de Ucrania son mujeres. En una época eran simplemente botín de guerra. El enemigo se las llevaban para convertirlas en esclavas  En otro momento, agredirlas o violarlas se convirtió en una forma de humillar o castigar al enemigo, cómo ocurrió tristemente con las famosas violaciones de los rusos a las mujeres de Berlín y de otras ciudades alemanas en la Segunda Guerra Mundial: hijas, esposas y madres fueron agraviadas por lo hecho por sus hombres; o lo que ocurrió en los Balcanes, en esa guerra de odios y venganzas. Cabe señalar que el 10% del ejército ucraniano está formado por mujeres, quienes realizan principalmente actividades de apoyo tanto en el área médica como en el aprovisionamiento. En este momento muchas mujeres huyen de Ucrania con sus hijos porque temen por su integridad física. La mayoría de ellas sale sin sus esposos, pues los hombres entre 16 y 60 años son obligados a quedarse en Ucrania para defender el país. Algunas estimaciones señalan que son el 75% de los refugiados, que ya han alcanzado los dos millones de personas. Dejan todo lo atesorado durante años trastornando su vida. Se enfrentan solas a nuevos retos que no habían planeado irrumpieran sus destinos, hoy todo es un caos. Esta guerra de hombres las ha transformado en refugiadas. Curiosamente no se les ve en las mesas de negociación, donde solamente hay hombres. La guerra no las toma en cuenta. En ninguno de los dos bandos. Parece que, como ha sido tradición, la guerra la hacen los hombres. Pero los platos rotos los pagan las mujeres y los niños. No tienen casa, no tienen trabajo, no tienen a dónde ir. Quizá un amigo o un lejano familiar los acoja y las ayude por un tiempo. Las imágenes que recibimos por televisión y las que circulan por internet muestran mujeres cansadas, desesperadas, tristes, llenas de incertidumbre. Observan un futuro bastante incierto. ¿Podrán regresar de nuevo a sus hogares y retomar la vida que habían construido? ¿Encontrarán algo cuando regresen? Otra vez la guerra castiga a las mujeres. Por el momento, cuidarán a sus hijos sin saber si éstos verán de nuevo a sus padres o si ellas tendrán el gusto de regresar con sus esposos o lo que quede de ellos, pues todas las guerras lastiman a sus participantes física o psicológicamente. Y sólo me refiero a las esposas, porque también hay abuelas, madres, hermanas, hijas, novias…