T R A J Í N

Alto al fuego o alto el fuego

 Alto al fuego o alto el fuego

POR ARTURO TEXCAHUA.

Alrededor de la invasión rusa a Ucrania, en los últimos días hemos leído o escuchado los términos “alto el fuego” y “alto al fuego”. Ambas locuciones son correctas. La primera es más usada en España, la segunda es más frecuente en América. Las dos tienen dos funciones similares: 1) son utilizadas para ordenar en una batalla que una de las partes beligerantes detenga el combate, y 2) como construcción sustantiva, significa suspender las acciones militares en una contienda de manera momentánea o definitiva. Los significados se enredan cuando para unos implica un acuerdo entre las partes y para otros no lo supone, ya que puede ser una decisión unilateral.

Cabe señalar que la palabra alto tiene dos orígenes etimológicos, uno alemán y otro latino. La acepción de detenerse, que es la comentada en esta ocasión, proviene de la palabra alemana halt, y ésta del verbo halten, que significa detener. La otra acepción, la de alto, de elevado, viene del latín altus-a-um y tiene su origen en el verbo alere (alimentar, nutrir, criar), es decir, era altus quien había alcanzado su máximo desarrollo, por estar ya criado, nutrido o alimentado.

Sin embargo, hay una coincidencia en el mismo uso militar de detenerse y proviene de Italia, donde se dice que en el siglo XV había una orden militar que indicaba detener el avance de un grupo de soldados: “Alto il legno” (madera alzada).

Como dato importante, el Diccionario panhispánico de dudas de la DRAE asienta que el plural de esta locución es “los alto el fuego”, lo que nos hace deducir que la versión americana, la utilizada en México, sería “los alto al fuego”.

También son utilizadas como frases sinónimas, provenientes del inglés (cease fire!), “cese el fuego” o “cese al fuego”.

Otros términos relacionados con esta suspensión de actividades militares hostiles son tregua, definida como el cese temporal de hostilidades o, dicho de otro modo, la interrupción de una lucha, aunque ésta no sea precisamente militar. El otro término es armisticio, cuyo significado es “suspensión de hostilidades pactada entre pueblos o ejércitos beligerantes” o, en otras palabras, un acuerdo formal casi siempre previo al término de un conflicto militar.